Cuadernos de viaje 2.0: análisis de las oportunidades del weblog para relato de viajes

Web 2.0 travel blogs: analysis of opportunities for travel reporting

RESUMEN:

El cuaderno de bitácora ha representado tradicionalmente un instrumento básico de la navegación marítima, útil para reflejar el rumbo, las coordenadas y la ruta de los viajeros. De manera similar, la Web dispone de sus propios cuadernos de bitácora o weblogs para guiar a los internautas por múltiples itinerarios de lectura a través de la red de redes. Desde su aparición hace más de una década, estos prototipos han experimentado un notable avance, convirtiéndose en espacios online de naturaleza multimedia que aglutinan contenidos y servicios tipología muy variada. Tanto es así, que el weblog representa hoy una herramienta con grandes posibilidades para la gestión, almacenamiento y difusión de los materiales derivados de un viaje. A ello se unen otras ventajas expresivas específicas, derivadas de la particular estructura narrativa (día a día, jornada a jornada) y del carácter hipertextual e interactivo de este formato. A partir de un estudio de casos, este artículo pretende poner de manifiesto no sólo estas oportunidades, sino también las debilidades del weblog para el periodismo de viajes.

ABSTRACT:

Traditionally, the ship’s logbook has represented a basic tool useful to illustrate the course of sea navigation and the travel’s route. Similarly, the Web has its own weblogs to guide Web users through different reading itineraries. Since weblog format creation more than one decade ago, these prototypes have undergo a great development, turning into online spaces of multimedia nature with great potential to bring together a great variety of contents and services. Indeed, weblog represents nowadays an instrument with great potential to arrange, store and publish the materials from a journey. Weblog provides as well other specific reporting advantages, such as its day by day narrative structure and its hypertextual and interactive character. On the basis of a case study, this article attempts to show not only these strengths, but also the weaknesses of weblog format for travel journalism.

PALABRAS CLAVES: Web 2.0, weblog, periodismo de viajes, multimedia, interactividad KEYWORDS: Web 2.0, weblog, travel journalism, multimedia, interactivity

*Doctor Santiago Tejedor Calvo, académico Universidad Autónoma de Barcelona. Contacto: santiago.tejedor@uab.es
**Doctora Ainara Larrondo Ureta. Académica Universidad del País Vasco. Contacto: ainara.larrondo@ehu.es



0. Introducción

En el mundo de la navegación marítima, el cuaderno de bitácora constituye un instrumento de crucial importancia. En sus páginas, el capitán establece las coordenadas que definen el rumbo seguido por su embarcación. Así, día a día, queda plasmada la ruta seguida. Del mismo modo, desde las primeras grandes exploraciones, los viajeros han incluido en su equipaje un diario de ruta. Bajo el duro sol del desierto o bajo abundantes lluvias tropicales, a lomos de elefantes, caballos o dromedarios; en viajes en tren, avioneta o barco… apuntaban las experiencias vividas en cada una de las jornadas completadas. Realizaban anotaciones, garabateaban mapas y recorridos, dibujan extrañas especies animales… De este modo, una vez finalizado su periplo, el diario de ruta se convertía en un valioso documento que recogía toda la información, las vivencias y las impresiones derivadas del viaje.

En la actualidad, Internet ha hecho converger las características de los cuadernos de bitácora y de los diarios de ruta en los denominados weblogs o bitácoras de la Red. Se trata de espacios on-line, donde de forma inmediata y sin un elevado conocimiento técnico, cualquier usuario puede construir una plataforma de difusión de contenidos de alcance mundial y con amplias posibilidades en la creación de contenidos[1].

Los weblogs recuperan la filosofía de los cuadernos de bitácora permitiendo “dibujar” itinerarios o recorridos por la Red, en los que el usuario comenta los contenidos hallados en cada uno de estos sitios web o paradas de su viaje virtual. Del mismo modo, los blogs han llevado al escenario digital la filosofía y la estructura de los diarios de ruta, posibilitando la publicación de pequeñas reflexiones o anotaciones que se archivan por días.

El viajero encuentra, en definitiva, una herramienta altamente adaptada a la cobertura de un viaje (real o virtual). Además, el surgimiento de nuevas herramientas técnicas y la consolidación de la filosofía colaborativa, horizontal y participativa de la web 2.0 ha potenciado el alcance de estas bitácoras en el relato de viajes.

En cada caso, el “ciber-viajero” debe ser capaz de utilizar estos recursos en función de sus intereses. De este modo, el usuario tiene a su alcance un conjunto de herramientas que le permiten elaborar contenidos y espacios on-line de gran potencial informativas y de un gran atractivo. La red de redes pone a nuestro alcance un abanico de posibilidades creativas que hasta momento eran muy difíciles de conseguir.

Tabla 1

RECURSO

Aplicaciones en el ciberperiodismo de viajes
Texto Inclusión de elementos textuales de diferente tipología: Crónicas de viaje, noticias, titulares. Tablones de anuncios, etc.
Imagen Fotografías de diferentes tamaños, montajes fotográficos, clips, etc.
Audio Inclusión de archivos sonoros.
Audiovisual Publicación de videos independientes, en diferentes tamaños y ubicaciones de la página, galerías de vídeos, etc.
Gráficos Creación personalizadas diagramas, esquemas visuales, mapas on-line, representaciones de itinerarios, estructuras

arbóreas, etc.

Encuestas Publicación de encuestas y procesamiento de los datos derivados de las mismas.
Presentaciones Elaboración y publicación de presentación en powerpoint o programas similares que se pueden ubicar en diferentes puntos del weblog y con diferentes dimensiones.
Enlaces Inclusión de enlaces a sitios web de interés tanto dentro de contenidos específicos de la bitácora como en apartados específicos del blog.
Publicidad Posibilidad de insertar anuncios publicitarios adaptados al diseño del blog.
RSS Uso de la sindicación de contenidos de otros sitios web para completar y/o enriquecer el contenido de nuestra bitácora.
Comentarios Apertura de los contenidos a los comentarios y aportes de los internautas.
Redes Sociales Aprovechamiento de las redes sociales existentes.

(Fuente: Elaboración propia)


1.
Del periodismo al ciberperiodismo viajes

En el marco de la web 2.0, es necesario plantearse cuáles son las características del llamado “periodismo de viajes” y, especialmente, como éste evoluciona hacia la denominación de “ciberperiodismo de viajes”. De este modo, al hablar de ‘periodismo de viajes’ nos referimos a una especialidad que va más allá del denominado ‘periodismo turístico’ y que encuentra sus antecedentes en la literatura de viajes, así como de los textos de divulgación científica y geográfica. Como explica Mariano Belenguer (2002), cabe diferenciar hasta cinco tipos de escritos que han contribuido a dar forma a esta especialidad, una clasificación que resulta de gran utilidad para avanzar en su comprensión en el ciberespacio, pues estos materiales se encuentran también presentes en las webs de viajes: a) escritos de vocación literaria; b) escritos basados en las notas de campo recogidas por exploradores, descubridores y aventureros; c) textos científicos (antropológicos, naturistas, etnográficos, etc.) en los que el viaje representa un objeto de análisis y de reflexión; d) guías turísticas y todo tipo de textos de orientación al viajero; e) relatos estrictamente periodísticos que representan una información especializada en este ámbito temático.

El periodismo de viajes se beneficia del auge que ha experimentado en las últimas décadas el llamado ‘periodismo de servicio’. Éste ha sido definido como aquel que ofrece al lector-oyente-espectador informa­ción útil para su vida cotidiana, cualquier contenido que pueda ser de su interés personal y que le aporte una posibilidad efectiva de acción y/o reacción (Diezhandino, 2001: 211 y ss). Este tipo de periodismo responde al avance de las sociedades desarrolladas y al consecuente cambio en los intereses del público, cada vez más preocu­pado por asuntos relacionados con el ocio, la salud, la calidad de vida, los via­jes, el medio ambiente, etc.

La tendencia de la Red hacia mayores cotas de especialización y perso­nalización ha contribuido al impulso del ciberperiodismo de viajes como especialidad destacada dentro del universo informativo de Internet, capaz de adaptarse a los requerimientos de un público compuesto por múlti­ples individualidades, preferencias y expectativas de viaje –aventura, salud y descanso, diversión, cultura, solidaridad, etc.–. Todavía más, podría decirse que el periodismo de viajes ha experimentado un envite defini­tivo en la Web, donde se ha enfrentado al reto de desarrollar un nuevo modelo acorde a las características comuni­cativas del soporte virtual. Alcanzar este desarrollo distintivo no ha resultado demasiado complicado, pues esta especialidad se ve altamente beneficiada por las particularidades del nuevo entorno, de carácter navegable, multimedia y participativo (Larrondo, Tejedor: 2009).

El éxito del periodismo online de viajes se basa en la combinación que lleva a cabo de los recursos específicos de la red, hipertextuales, multimediáticos y dialógicos. En Internet existe un estilo comunicativo específico y se trabaja con distintos códigos expresivos que plantean exigencias diferentes de organización y tratamiento de la información. Los mensajes se organizan en un régimen discur­sivo no lineal (hipertexto), pero también manifiestan los códigos habituales para la transmi­sión de los contenidos escritos, audiovisuales y multimedia, sin olvidar otros rasgos que mejo­ran el proceso comunicativo, como la interactividad participativa. La edición en línea supone, por tanto, una de las principales bazas de los sitios de viajes frente a los medios tradicionales. Por ahora, la generalidad de los autores ha admitido en identificar ésta mediante los siguientes rasgos distintivos: a) es hipertextual –de lectura no secuencial–, interactiva, personalizada, documentada y profunda, actualizada, multimedia; b) soporta todos los tipos de informa­ción; c) está capacitada para añadir funcionalidad y procesar datos en tiempo real;  d) su­pone una nueva dimen­sión del diseño.

Entre todos estos avances, los cambios introducidos por la narrativa digital en la figura del relator resultan especialmente significativos. Las webs de viajes constituyen espacios hipertextuales que conducen al usuario por múltiples recorridos a través de enlaces, convirtiéndole en un lectoautor. Esta lógica nos remite a la idea del usuario como ‘viajero’ o ‘explorador’ dentro del propio ciberrelato. Relacionado con ello, las opciones enciclopédicas de este entorno permiten enriquecer el relato de otras maneras, a partir de historias cruzadas, simulaciones, descripción de contextos, redes de enlaces, etc. Esta posibilidad se observa claramente en los ciberreportajes de viajes. “No en vano, este género ha demostrado ser una de las especies más evolucionadas de los medios en línea, por su capacidad para explotar las potencias hipertextuales específicas del soporte digital” (Larrondo, 2009). A través de los nuevos usos o consumos enriqueci­dos del usuario, mues­tra una potenciación de las funciones informativas y documenta­les que este modelo ha cumplido en sus manifestaciones tradicio­nales. Las crónicas de viaje, por su parte, potencian mucho más otras ventajas, como la interactividad. Esto es lógico, si tenemos en cuenta que la crónica es un género de valor testimonial e informativo, en el que la figura del autor juega un papel primordial; el cronista hace partícipes a los lectores de sus valoraciones y establece con ellos un vínculo de familiaridad poco habitual en otros géneros. Por ello, muchas crónicas de viaje adoptan el formato del blog. Por lo que se refiere a otros géneros, de manera muy sucinta cabría recordar que las webs de viajes albergan mayoritariamente géneros dialógicos como el foro y el chat (Larrondo, Tejedor: 2009).

Volviendo a la figura del relator, la posibilidad de que cualquier ciudadano se convierta en narrador de sus propios viajes y vivencias personales introduce cambios importantes en la consideración del ciberperiodismo de viajes, donde el papel de narrador omnipoderoso ha dejado de ser exclusivo del periodista. Se trata de uno de los efectos derivados de la creciente participación que se da en la sociedad interconectada, uno más de los complejos asuntos que ocupan hoy el interés de las investigaciones y la literatura académica sobre los cambios que operan en la dinámica de la comunicación en Red.

Relacionado con esto, cabría recordar que la llegada de Internet ha desafiado al pacto establecido sobre la pro­piedad de la información, tradicionalmente considerada como mecanismo de poder. En los albores del periodismo, ésta estuvo en manos de la auto­ridad establecida, quien ejercía un control absoluto sobre la información y el medio; posteriormente, fueron las empresas periodísticas y los propios periodistas quienes se hicieron con la potestad informativa, convirtiendo a la prensa en el cuarto poder; ya en nuestros días, este proceso democra­tizador se ha visto dinamizado gracias a las facilidades de interacción y publicación que ofrece Internet, donde los medios de comunicación y los ciudadanos comparten la propiedad de la información. Se trata, por tanto, de un poder inexplorado en anteriores periodismos, gracias al cual las audiencias no sólo tienen capacidad para decidir qué leer, ver u oír, sino también para formular sus propios argumentos y difundir sus propias informaciones.  Si hasta ahora estábamos acostumbrados a un modelo mediático limitado en sus formas y en su consumo, con Internet ha llegado la oportunidad esperada para ejercer una mayor libertad comunicativa, sobre todo, por parte del público, que tiene ahora la posibilidad de informarse y comunicar a su antojo. Este nuevo orden comunicativo mantiene hoy evidentes síntomas de evolución, permite liberar a los contenidos informativos de las limitaciones técnicas impuestas tradicionalmente por los soportes impresos y audiovisuales, al tiempo que obliga a redefinir los medios, afectados en sus elementos puramente materiales, pero también sociales, informativos, comunicativos, cognitivos, expresivos y lingüísticos (Larrondo, Tejedor: 2009).

Un buen ejemplo del impacto que tienen en el ámbito de la comunicación periodística tradicional el periodismo de viajes y el periodismo colaborativo podría ser el portal El Viajero[2], puesto en marcha por Elpaís.com en junio de 2008. En éste, además de reportajes, el internauta puede encontrar mapas de Google, buscadores de hoteles y restaurantes, archivos de audio con los programas de viajes de Cadena SER, vídeos del canal temático Viajar, así como blogs de autor y blogs de usuario, dentro del espacio Yo Viajero.

Yoviajero.com

El boom cualitativo y cuantitativo de este modelo comunicativo colaborativo representa uno de los más evidentes signos de los cambios a los que asiste el mundo de la comunicación desde los noventa y a estas alturas, resulta difícil cuestionar su autoridad.

“El actual boom de la llamada Web 2.0 está ligado al desarrollo de una serie de herramientas de software social que han facilitado que la gente corriente se comunique, coopere y publique de forma totalmente transparente. La Web social no es más que ‘la Web de la gente’, que es lo que siempre debió haber sido la Web. Un espacio para la generación compartida de conocimientos, para el trabajo cooperativo a distancia y para la publicación a escala universal de todo tipo de contenidos (textos, imágenes, sonidos y vídeos). Estamos redescubriendo una verdad elemental de nuestra especie: la gente quiere comunicarse y cooperar con otra gente. Hoy finalmente disponemos de herramientas muy accesibles para hacerlo a escala planetaria” (Orihuela, 2006).

Además de la proliferación de versiones en línea de medios y suplementos especializados, ha surgido un sinfín de webs de viajes creadas exclusivamente para su difusión en la Red que parecen estar ganando terreno, debido a su carácter de comunidad y a la posibilidad que ofrecen de compartir experiencias e informar en primera persona. Precisamente, de todos los ámbitos temáticos de Internet, el de los viajes resulta uno de los más fecundos en lo que se refiere a medios sociales –blogs, foros, wikis, RSS, comunidades virtuales, redes sociales, etc.–. Su despliegue en la Web 2.0 permite al usuario acceder a información en forma de reportajes y crónicas, participar chats y en foros, crear perfiles del viajero con fotografías y vídeos de los lugares visitados, establecer contacto con otros usuarios-viajeros, acceder a tablones de anuncios para viajar en grupo, crear grupos de viajeros con un perfil similar, crear blogs de viajes con fotografías incluidas, personalizar contenidos, acceder a buscadores de vuelos, hoteles y restaurantes, etc. Dicho de otro modo, la Web 2.0. supone una de las potencias más importantes con las que cuenta el periodismo de viajes en Internet (Larrondo, Tejedor: 2009).

La buena acogida del periodismo de viajes en los medios tradicionales, tanto escritos (Altair, De Viajes, Lonely Planet Magazine, Mucho Viaje, Viajes Nacional Geographic, Geo, Rutas del Mundo, Traveleer, Viajar, etc.) como audiovisuales (Viajar, Travel Channel, etc.) se ha visto así superada por su especialidad online. Y, lo que es quizá más importante, ésta demuestra un poder de influencia en las decisiones de turistas y viajeros muy superior al de los medios escritos y audiovisuales. No en vano, los internautas advierten en la Web 2.0. mayores opciones de acceso a información transparente para planificar sus viajes, así como consejos de primera mano, frente a otros medios y soportes informativos, donde se fomenta la relación entre lo periodístico y lo publicitario.

De esta forma, el periodismo de viajes en Internet ha introducido importantes factores de competencia en el mercado de medios tradicionales, sobre todo, en el negocio de la información turístico-periodística, basado característicamente en una comunicación directa no retroactiva. Así, más que hablar del trasnochado debate digito-analógico y de las ventajas de los cibermedios de viajes frente a los tradicionales, parece preferible centrarse en la discusión periodismo turístico vs. periodismo viajero, mucho más aclaratoria de las ventajas del periodismo de viajes online. Gracias al impacto de los medios sociales y a fórmulas comunicativas basadas en la participación de los usuarios, el periodismo de viajes discurre en el medio digital con una mayor autonomía. En comparación con el periodismo de viajes más tradicional, prioriza en menor medida la información turística; en general, podría decirse que resulta menos informativo y que sus escritos no se asemejan a publirreportajes. En este sentido, el relato de viajes online supone una bocanada de aire fresco en el mundo periodístico dedicado a estos temas, fundamentalmente por su carácter alternativo (Larrondo, Tejedor: 2009).

La aceptación de los usuarios resulta evidente, a tenor de la perdurabilidad de muchas webs de viajes, si bien éstas han tenido que ir ganándose gradualmente la confianza de un público con incontables alternativas informativas. Así pues, y como era de esperar, estos medios no se han librado de la petición de veracidad y credibilidad exigibles a cualquier producto comunicativo de calidad, independientemente del soporte elegido para su difusión. Si bien es cierto que muchas de estas webs de viajes se encuentran a caballo entre lo estrictamente periodístico y la afición por esta actividad, la autonomía de edición en línea no debería liberar de cualquier imposición ética, la misma que exige el desempeño de la profesión periodística cuando se dispone al servicio del público. Más aún si tenemos en cuenta que todavía hoy perdura con fuerza la creencia de que únicamente los medios tradicionales en red y los periodistas que en ellos trabajan pueden aportar una visión responsable. Esta especialidad ciberperiodística supone así una clara competencia para el negocio comunicativo vinculado directamente de la industria turística o en connivencia con el sector. Se trata de un modelo de periodismo, en principio, no enfocado al negocio, cercano a las viejas crónicas de viaje y al relato de los exploradores, que trata de evitar la desinformación en forma de promoción turística encubierta. En este sentido, muchas webs de viajes se esfuerzan por desasirse de la espiral basada en la rentabilidad, a través de los múltiples escenarios alternativos y de los discursos heterogéneos que promueve Internet (Larrondo, Tejedor: 2009).

La participación directa de los usuarios-viajeros es lo que ha vivificado el periodismo de viajes, al permitir recuperar buena parte de su esencia. Al incorporar funcionalidades sociales y atender las historias de los viajeros que pueden ser relevantes para otros, estos sitios web fomentan el aspecto de comunidad. De hecho, lograr una gran comunidad, con un alto número de lectores y usuarios que participen activamente es el principal reto de este tipo de proyectos, una vez superado el desafío tecnológico. Este aspecto de comunidad hace que se establezca entre los usuarios una relación de confianza y que los propios usuarios se conviertan en consejeros, asesorando sobre lugares que visitar o alertando a los demás usuarios sobre sitios donde no es recomendable viajar, y todo ello, en función de experiencias reales. A este respecto, como tendremos ocasión de comprobar en el apartado dedicado al análisis de casos, el blog está resultando una fórmula muy eficaz y un reclamo fundamental para la audiencia de este tipo de contenidos, debido a su talante desenfadado y testimonial, así como a su carácter de tribuna de excepción para el público internauta.

2. Bitácoras de la Red aplicadas a los viajes: posibilidades y usos

La web social se concibe como un espacio para la generación compartida de conocimiento, para el trabajo cooperativo y para la publicación a escala universal de todo tipo de contenidos (textos, imágenes, sonidos y vídeos). Este conjunto de cambios posibilita que cualquier usuario pueda convertirse en un emisor de contenidos dotados de herramientas técnicas que permitan difundir contenidos por toda la Red, superando las barreras de espacio y tiempo. Sin disponer de un conocimiento técnico, y haciendo uso de herramientas gratuitas que aporta la Red, el internauta puede actuar como un emisor de contenidos en el mismo nivel que los periodistas y/o medios de comunicación. Este aspecto supone un cambio radical en los procesos de difusión, distribución y acceso a la información.

Ismael Nafría, periodista con larga trayectoria en medios digitales y autor de varios libros sobre ciberperiodismo, define en su libro Web 2.0. el usuario, el nuevo rey de Internet (Gestión2000, Barcelona, 2007): “Esta nueva Web 2.0 ha abierto nuevos escenarios, nuevas posibilidades, nuevas maneras de trabajar, nuevos retos, nuevas vías de participación, nuevas formas de relación, nuevos modos de hacer negocios… en definitiva, ha cambiado las reglas del juego que tuvieron validez durante los primeros años de Internet. Es cierto que la Web 2.0 no lo cambia todo, pero sí otorga un nuevo y merecido protagonismo a una de las partes que había quedado algo olvidada en la primera fase de internet: el usuario”. En resumen, la web 2.0, la web social o la web de la gente es una web que gira en torno al usuario. Éste se consolida como un actor decisivo en los procesos comunicativos que se llevan a cabo en la red de redes. El usuario puede informar desde cualquier punto del planeta y lo puede hacer con textos, vídeos, imágenes…  La Red le ofrece plataformas técnicas que ofrecen infinidad de prestaciones para la creación, la difusión y el almacenamiento de ingentes cantidades de información.

En diciembre de 1997 se utilizó por primera vez el término de “weblog”. Jorn Barger, autor de la página “Robot Wisdom” (www.robotwisdom.com), fue el primero en juntar los términos “web” y “log” para dar paso al término “weblog”. Más tarde, en 1999, Peter Merholz acuñó la versión corta del término: “blog”. En 2003, el Oxford English Dictionary decidió incluir los términos “Weblog”, “weblogging” y “weblogger” entre sus términos. El fenómeno de los weblogs (blogs, cuadernos de bitácora de la Red, bitácoras on-line, etc.) es, sin duda, un fenómeno joven. La aparición de diferentes herramientas para la creación y gestión de weblogs fue un aspecto decisivo en su proceso de expansión. Blogger, creada en 1999 y comprada por Google en 2003, fue una de ellas. Pero ¿qué es y por qué es tan revolucionario un weblog?

La Wikipedia define un weblog como “un sitio web donde se recopilan cronológicamente mensajes de uno o varios autores, sobre una temática a modo de diario personal. Los weblogs comparten elementos comunes, como una lista de enlaces a otros weblogs, un archivo de entradas anteriores, enlaces permanentes para que se pueda citar una anotación o una función para añadir comentarios”[3].

Originalmente, los weblogs se caracterizaron por presentar “recorridos” o “itinerarios” que realizaban usuarios anónimos por diferentes sitios web. Del mismo modo que el capitán de un barco apuntaba en su cuaderno de bitácora el rumbo o dirección seguida jornada a jornada por su embarcación, los weblogs presentaban en su fase inicial una selección de enlaces resultantes de los visitas realizadas por un usuario (el responsable del weblog). Éste comentaba los sitios visitados y aporta una valoración sobre los mismos. De este modo, los weblogs no producían contenidos en el sentido literal del término sino que comentaban contenidos ya existentes en la Red. Posteriormente, con el paso del tiempo, los weblogs se han convertido en espacios on-line con diferentes usos y enfoques. Existen algunos que siguen comentando los materiales publicados en diferentes sitios de Internet, pero otros producen sus propios contenidos e incorporan materiales de diferente naturaleza: textual, sonora, fotográfica, audiovisual o multimedia.

El impacto de los weblogs se puede entender si tenemos en consideración las facilidades de creación y gestión de estos espacios on-line. Básicamente, el éxito de los weblos se resume en las siguientes preguntas:

–      ¿Le gustaría poder publicar en Internet de forma inmediata?

–      ¿De manera gratuita?

–      ¿Con textos, imágenes, videos…?

–      ¿Sin ser un diseñador web?

–      ¿Sin dominar lo técnico…?

En el caso de que la respuesta a las anteriores cuestiones fuera afirmativa, podríamos decir que un weblog es la herramienta que permite satisfacer todas esas demandas. La estructura y las características de un weblog se pueden define a grandes trazos mediante el siguiente esquema:

–         Sitio Web: El weblog es un espacio on-line que se ubica en la red de redes y que, por este motivo, incorpora el conjunto de características propias del ciberespacio.

–         Dinámico: El weblog se concibe como una plataforma on-line en la que se publican contenidos que se van renovando periódicamente. La facilidad para renovar sus contenidos hace que se conciban como  espacios dinámicos capaces de responder de manera inmediata a los cambios de la actualidad.

–         Entradas: Los contenidos de un weblog se organizan en entradas o “posts”. Se trata de piezas de sentido completo o unidades de contenidos. Cuando se publica un contenido, éste se convierte en una entrada del weblog. Una entrada puede incorporar: información textual, fotográfica, audiovisual, multimedia, sonora, etc. Además pueden presentar encuestas abiertas a la participación de los usuarios.

–         Orden cronológicamente inverso: Un weblog suele ordenar los contenidos según la fecha de publicación de los mismos, ubicando el más reciente o novedoso en primer lugar. Es decir: Del más nuevo al más antiguo. Los archivos se pueden clasificar por días, semanas, meses, años, etc. según determine el gestor del weblog. Los contenidos más actuales aparecen en el frame principal y los más antiguos se clasifican en un archivo histórico, quedando disponibles para consultas.

–         Retroalimentación: Los contenidos del weblog (es decir, las entradas) quedan abiertos (salvo que el gestor decida lo contrario) a los comentarios de los internautas que pueden aportar sus reflexiones versus lo publicado. De este modo, el weblog se concibe como una herramienta dialógica que permite el diálogo bidireccional entre el emisor y el conjunto de usuarios que acceden al mismo. De este modo, se originan cadenas comentarios que confieren a la herramienta un componente interactivo de gran riqueza.

–         Particulares: Aunque existen weblogs gestionados por varias personas, generalmente, el weblog se ha concebido como una herramienta creada y controlada por un particular.

–         Multimedia: Los weblogs pueden presentar información de diferente naturaleza convirtiéndose en espacios provistos de contenido multimedia. Existen, no obstante, audioblogs, videoblogs y fotoblogs, que se especializan en un tipo concreto de información.

Además, la estructura general de un Weblog nos permite hablar de tres grandes apartados diferenciados, cada uno de los cuales presenta aplicaciones particulares en el relato de un viaje:

–         Cabecera: Presenta el título del weblog. En este sentido, se recomienda que el título del blog y el nombre que de la dirección web (http://…) coincidan para facilitar la familiarización del usuario con el espacio on-line. Del mismo modo, es importante personalizar la cabecera mediante alguna foto de fondo (en el formato horizontal apaisado que presenta este apartado) o recursos gráfico para conferir al espacio on-line un carácter más personalizado (y diferente) y, por otro, para otorgarle una imagen cercana a la temática, destino, país, viaje, etc. que presente.

–         Frame de contenidos: Es el apartado dinámico en el que se insertan las diferentes entradas o posts del weblog. Los contenidos que aparecen en el mismo se van modificando a medida que se publica nuevas entradas. Se trata del espacio donde aparecerán los contenidos correspondientes a las diferentes jornadas del viaje.

–         Menú o barra lateral: Es un apartado estático que a diferencia del frame de contenidos siempre estará visible de la misma manera. Puede aparecer a la izquierda o a la derecha del frame de contenidos (según el tipo de plantilla que seleccionemos). Sirve para incluir diferentes elementos vinculados con la presentación general del blog o con los contenidos que se publiquen. En el caso de una bitácora de viajes posee gran utilidad para incorporar información de contexto, así como widgets que complementen la información dinámica de los post, unidad básica en el relato de la experiencia viajera.

3. El post en los weblogs de viajes

En el caso de una bitácora online de viajes, es importante planificar el uso de los diferentes post o entradas. Por un lado, se ha de establecer el enfoque u objetivo de las mismas –es decir, que función poseerán dentro del relato del viaje– y, por otro, se ha de trabajar el tipo de contenido que incorporarán. La tabla que se presenta a continuación recoge los distintos usos o aplicaciones de los post en el relato de viajes online:

Tabla con el post de los weblogs de viajes

Fotoblogs, audioblogs, videoblogs y moblogs: Características, tipologías y aplicaciones

Junto a los weblogs que dan preeminencia a los contenidos textuales, existen una serie de bitácoras que se han caracterizado por otorgar el protagonismo a otro tipo de atributos informativos:

Tabla 3

Tipo Características Aplicaciones en el relato de un viaje

Fotoblog

– Su contenido es básicamente fotográfico.

– Presentan una fotografía del día.

– En la barra lateral aparecen las fotografías publicadas  anteriormente y de otros usuarios de fotoblogs.

– La foto principal puede abrirse a los comentarios de los internautas.

– Existen plataformas que permiten la creación gratuita de fotoblogs, aunque el número de fotos que se pueden subir está limitado.

Resulta interesante debido a la gran cantidad de contenidos visuales (fotografías) que se derivan de un viaje.

– Se recomienda vincularlos (mediante un hiperenlace) al blog principal.

– En el caso de desear crear una galería fotográfica es más aconsejable optar por otras

herramientas más preparadas para este fin (como flickr).

– Se recomiendan insertarlos dentro de un weblog general que incorpore información de diferente tipología.

Vídeoblog La información que presentan se ofrece mediante vídeos.

– Los vídeos se pueden publicar directamente desde nuestra máquina o bien enlazarlos desde plataformas de almacenamiento de contenidos audiovisuales (como Youtube).

– Los contenidos están abiertos a los comentarios de los usuarios.

Resulta muy impactante por su fuerza comunicativa.

– Durante el viaje puede generar ciertas molestias debido a que los vídeos requieren de más tiempo de edición y de más tiempo de publicación.

– Se recomiendan insertarlos dentro de un weblog general que incorpore información de diferente tipología.

Audioblog Presenta la información mediante pistas sonoras.

– Suele incorporar una barra de control con la opciones básica: “Stop”, “Play”, “Pause”, etc.

– Los archivos sonoros se pueden publicar directamente desde nuestra máquina o bien enlazarlos desde plataformas de almacenamiento de contenidos sonoros (como Goear).

– Los contenidos están abiertos a los comentarios de los usuarios.

Se recomiendan insertarlos dentro de un weblog general que incorpore información de diferente tipología.

Moblogs – Se trata de blogs que se actualizan desde dispositivos móviles.

– Se encuentran en una fase muy incipiente de desarrollo.

– Permiten gran capacidad de movilidad en la emisión de contenidos, adaptándose perfectamente a la dinámica de un viaje.

(Fuente: Elaboración propia).

4. Mashup y viajes: Selección y superposición de contenidos

En el escenario que inaugura la web social, aparecen los ‘mashup’. La wikipedia los define como “una aplicación web híbrida”, esto es, “un sitio o aplicación web que usa contenido de más de una fuente para crear un nuevo servicio completo. El contenido utilizado en un mashup es típicamente usado por terceros a través de una interfase pública o usando un API”. Otros métodos que constituyen el origen de sus datos incluyen: sindicadores web (RSS o Atom) y JavaScript. El denominado ‘periodismo mashup’ estaría inspirado en esta construcción de engranajes que articulan en un solo producto (en este caso, con finalidad estrictamente informativa) diferentes servicios de la Red otorgándoles de este modo un nuevo sentido y una nueva utilidad.  En este caso, el periodista no genera contenidos, sino que su tarea se centra en la construcción de itinerarios o ‘rutas’ de naturaleza hipertextual que conducen a contenidos online ya existentes en otras plataformas colaborativas.

La palabra ‘mashup’, originaria del mundo de los disc-jockeys (que mezclan diferentes temas para crear uno nuevo), gira alrededor de las API, es decir, de pequeñas aplicaciones de configuración sencilla que se instalan en el servidor que genera el ‘mashup’. Plataformas como Flickr, eBay, Youtube, Amazon, Yahoo!, Microsoft o Google, entre otras, ofrecen actualmente de forma gratuita contenidos de diferente naturaleza informativa: textos, imágenes, vídeos, archivos sonoros, etc. Tal y como señala la periodista Mercé Molist (2006: 1-5), “la estructura de estos sitios pioneros es siempre la misma: una cartografía, que puede tener diferentes niveles de profundidad, con contenidos localizados geográficamente y a los que se accede pinchando en el mapa […]. Algunos empiezan a añadir más complejidades, como Panoramio, que mezcla mapas de Google con fotos de Flickr, y también fotos hechas por los visitantes en diversas partes del mundo, de forma que es la propia comunidad la que aporta los contenidos”.

El fenómeno de los mashup ha alcanzado un notable éxito en ámbitos como el inmobiliario, publicitario, televenta, hotelería, etc[4]. Sin embargo, el ámbito ciberperiodístico la aplicación de estas singulares ‘combinaciones’ de contenidos –mapas, planos, fotografías, direcciones, vídeos musicales, películas, etc. – y de programas apenas se ha desarrollado. En este sentido, es posible hacer alusión a un nuevo tipo de convergencia mediática más allá de la concepción habitual del multimedia. El ‘periodismo mashup’ introduce severas transformaciones, más afines a las directrices de la web social y centradas en las necesidades concretas de los internautas. Ante la ingente cantidad de contenidos existentes en la Red, el usuario no genera –en el sentido literal del término– nuevos materiales, sino que los construye a partir de otros ya existentes. El ciberperiodismo de viajes puede beneficiarse ampliamente de las posibilidades que inauguran los mashups y generar contenidos de naturaleza colaborativa de gran valor y provecho, tal y como se muestra en la imagen que sigue (Imagen 2). Existe, por tanto, un importante ámbito, abierto a nuevas ideas, sugerencias y propuestas.

Estructura de un hipotético mashup aplicado a viajes

4. Proyectos de ciberperiodismo de viajes: estudio de casos

En el marco del I Congreso Internacional de Ciberperiodismo y Web 2.0, organizado por la Universidad del País Vasco, los autores del presente artículo (Santiago Tejedor y Ainara Larrondo) presentaron la investigación titulada “Recursos narrativos y dialógicos del periodismo de viajes en la Web social”, derivada del análisis del uso de los recursos narrativos y dialógicos que realizaban diferentes proyectos on-line de ciberperiodismo de viajes. Se trataba de las siguientes iniciativas:

Tu Aventura[5]. Este portal tiene como principal objetivo articular una red de corresponsales que poseen autonomía para publicar contenidos relacionados con sus experiencias viajeras. Para ello, los usuarios pueden recurrir a mensajes de diferente tipología (texto, sonido, audio y audiovisual, así como la combinación de éstos). Imagen Portal Tuaventura.com

www.tuaventura.org

Minube[6]. Esta iniciativa destaca por su condición comunitaria y por ser una plataforma donde viajeros de todo el mundo pueden intercambiar experiencias de sus propios viajes. De este modo, los usuarios interesados en conocer un destino pueden acceder al testimonio en primera persona de otros internautas que previamente ha publicado sus comentarios en alguna de las diferentes secciones del proyecto. Imagen Portal Minube.com

www.minube.com

Ruta Quetzal BBVA[7]. Este caso interesa como ejemplo de webs de viajes que potencia los aspectos propios de aquellos sitios que confieren una importancia destacada a la presentación de una impecable imagen corporativa y una cuidadosa organización de los contenidos desde el punto de visto del diseño físico, esto es, color, composición, atributos textuales, etc. Imagen Portal Ruta Quetzal

www.rutaquetzal.com

Expedición Tahina-Can Bancaja[8]. Este proyecto, organizado por el Gabinete de Comunicación y Educación de la Universidad Autónoma de Barcelona y la Fundación Bancaja, consiste en una expedición de estudiantes universitarios de todas las universidades y de todas las carreras del estado español con el objetivo de inculcar una manera diferente de concebir y vivir los viajes. A ello se une el hecho de que los estudiantes participantes se organizan en  equipos de radio, prensa, televisión y fotografía. De este modo, bajo la dirección y tutela de periodistas y profesores, los estudiantes generan durante el desarrollo de la expedición materiales de diferente naturaleza. Si bien estos contenidos se difunden posteriormente en diferentes soportes (colección de libros en papel, conexión en programas de radio y/o televisión, exposiciones fotográficas itinerantes, etc.), resulta especialmente interesante destacar que los participantes nutren de contenidos diariamente durante el desarrollo del proyecto una web con materiales textuales, fotográficos, sonoros y audiovisuales. Imagen Portal Tahina

www.tahina-can.org

Viajeros.com[9]. Se podría definir, según los responsables de esta iniciativa, como “una comunidad de viajeros de todo el mundo, reunidos para hacer amigos, contar sus experiencias y aprender de las de los demás, compartir alojamiento, aprender de otras culturas y costumbres. Viajeros.com es la mejor parada para antes, durante y después de tu viaje”. Imagen Portal Viajeros.com

www.viajeros.com

(Fuente: Elaboración propia)

5. Conclusiones

Del citado estudio, se establece que el análisis cualitativo y el seguimiento de los contenidos publicados en los diferentes sitios web analizados en el marco del presente trabajo, permiten apuntar una serie de conclusiones de interés relativas al uso que se está realizando de las principales herramientas de la web 2.0, así como otros aspectos vinculados con la elaboración de contenidos para superficies hipermedia. Básicamente, se podrían destacar los siguientes aspectos:

1. Uso amplio y variado de contenidos multimedia. El conjunto de sitios web analizados permite confirmar una apuesta amplia respecto a la variedad de atributos informativos presentados. Si bien el texto y la imagen son los predominantes existe un crecimiento de aspectos vinculados con el vídeo, el multimedia y algunas puntuales, pero muy interesantes apuestas por formatos híbridos.

2. Presencia limitada de las herramientas 2.0. La presencia de las herramientas 2.0 se limita en la mayoría de casos a la inclusión de una barra de opciones para promocionar los contenidos publicados en diferentes plataformas y proyectos 2.0.


3. Aplicación de etiquetado de contenidos
. Los sitios web sí se han esforzado por ofrecer contenidos metadateados que facilitan la búsqueda y, al mismo tiempo contribuyen a una mejor y mayor difusión de los contenidos en la Red.

4. Apuesta por la creación de comunidades de viajeros. El conjunto de páginas analizadas permite observar la gran importancia que se otorga a la creación de comunidades de viajeros, haciendo así especial hincapié en los aspectos vinculados con la participación y colaboración entre usuarios.

5. Amplio uso de la personalización: Las plataformas presentan en su mayoría una gran apuesta por la personalización de los contenidos, lo que otorga a los internautas amplias opciones en la definición de los contenidos que desean consultar. A ello, se une la apuesta por ofrecerles espacios autónomos de publicación como, por ejemplo, los weblogs.

6. Uso pobre de los recursos de la redacción hipertextual
. El uso del hipertexto en el desarrollo y presentación de contenidos de periodismo de viajes apenas está explotado en los sitios web examinados y se limita a la mera inclusión de algunos enlaces sin llegar a aprovechar todas las oportunidades que la lógica no secuencial introduce.

7. Presencia incipiente de los mashups de viajes
. Aunque sus posibilidades comunicativas los convierten en un tipo de producto informativo de gran interés, los mashups de viajes presentan, por ahora, una presencia reducida que se concreta básicamente en la inclusión de mapas enriquecidos con fotografías y comentarios. Se trata, en definida, de un campo abierto a nuevas propuestas capaces no sólo de generar nuevos contenidos, sino de idear pautas y formatos para la combinación de los recursos ya existentes en la Red.

8. Escenario dotado de importantes posibilidades y expectativas de crecimiento
. El campo del ciberperiodismo de viajes se presenta como un ámbito de gran proyección en la medida en que aglutina un conjunto de posibilidades comunicativas muy ricas y variadas que confieren al producto y servicios presentado un gran interés. Del mismo modo, este relato de viajes online permite explotar la presencia y participación amplia y activa de los internautas en las plataformas creadas.

9. Mantenimiento de la estructura tradicional de una bitácora.
El análisis de las plataformas estudiadas nos permite afirmar que se respeta y mantiene la estructura tradicional de una bitácora. Esto es: La ordenación inversamente cronológica de las jornadas de un viaje. Este aspecto resulta de gran claridad en el relato de un periplo viajero, pero quizás resta creatividad al producto final

10. Explotación de las posibilidades comunicativas de la barra lateral. La barra lateral se ha consolidado como un frame de la página de viajes de gran importancia por su carácter estático que le confiere la potestad de destacar elementos y, especialmente, de incluir recursos y herramientas que potencien la interactividad.

11. Transformación del post en una crónica de viajes autónoma y multimedia. El post se consolida como una unidad de sentido completo que puede aglutinar informaciones de diferente naturaleza, desde textos a fotografías y vídeo.

12. Proliferación de formatos y géneros híbridos. La gran variedad de recursos derivados de un viaje (testimonios, reflexiones personales, fotografías, vídeos, material en papel susceptible de ser escaneado, archivos sonoros, sí como enlaces a otras plataformas on-line) hace que el escenario del ciberperiodismo de viajes se presente como un ámbito abierto a la exploración, la innovación y la creación de nuevos formatos y géneros comunicativos dentro del ámbito del ciberperiodismo de viajes.


BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

Alonso, J. (2005). Comunicar en internet: el papel interactivo de los sujetos en los nuevos medios. En Opción, Nº 48, p. 57-78.

Aznar, H. (1998). Comunicación responsable. Deontología y autorregulación de los medios. Barcelona, Ariel.

Belenguer, M. (2002). Periodismo de viajes. Sevilla, Comunicación Social.

Cerezo, J. M. (Coordinador). La blogosfera hispana: pioneros de la cultura digital.Madrid: Fundación France Telecom.

Díaz, J. y Salaverría, R. (coordinadores) (2003). Manual de Redacción Ciberperiodística. Barcelona, Ariel.

Diezhandino, M.P. (2001). El Periodismo de Servicio en los Tiempos de Internet. En López García, Xosé (dir). Tendencias en el Periodismo. Madrid: Montecorvo, p. 211-232.

Larrondo, A. y Tejedor, S. (2009). Recursos narrativos y dialógicos del periodismo de viajes en la Web social. En I Congreso Internacional de Ciberperiodismo y Web 2.0. Bilbao, Universidad del País Vasco.

Larrondo, A.(2009): La metamorfosis del reportaje en el ciberperiodismo: concepto y caracterización de un nuevo modelo narrativo. En Comunicación y Sociedad, vol. XXII, Nº2, pp. 59-88.

Meso, K.,  López, G. y Alonso, Jaime. (2007). Métodos de catalogación y tipología de cibermedios. I Colóquio Internacional Brasil-Espanha sobre Cibermeios.Facultad de Comunicación de la Universidad Federal de Bahía. Disponible en:

<http://www.apudacta.eu/wp-content/archivo/meso-lopez-alonso-metodos-catalogacion-y-tipologia-medios.pdf> (Consulta: junio de 2009).

Molist, M. (2006). El ‘mashup’, la mezcla de servicios en Internet atrae a la empresas. En: Ciberpaís, jueves 26 de octubre de 2006, p. 1-5.

Nafría, I. (2007). Web 2.0. El usuario, el nuevo rey de Internet. Barcelona: Gestión 2000.

O’reilly, T. (2006). What is Web 2.0. Disponible en: http://oreilly.com/web2/archive/what-is-web-20.html> (Consulta: junio de 2009).

Orihuela, J.L. (2006). La Web social. Entrevista en diario Público”. En: Ecuaderno.com.

Rivas, P.E. (2006). Historia y naturaleza del periodismo de viajes. Madrid: Miraguano.

Tejedor, S. (2007). Periodismo ‘mashup’: Combinación de recursos de la web social con una finalidad ciberperiodística. En Revista Anàlisi. Departamento de Periodismo. UAB. Servei de Publicacions. Bellaterra, Barcelona. Nº 35.

RECURSOS WEB

www.tuaventura.org

www.minube.com

www.viajeros.com

www.tahina-can.org

bilabo-bi

www.wikiloc.com

www.panoramio.com

www.horaylugar.com

www.geofactory.com

http://moon.google.com

www.wikipedia.org

www.elpais.com

NOTAS Y REFERENCIAS

[1] En el libro La blogosfera hispana: pioneros de la cultura digital se define el weblog, también conocido como blog o bitácora, como “un sitio web periódicamente actualizado que recopila cronológicamente textos y/o artículos de uno o varios autores, donde el más reciente aparece primero, con un uso o temática en particular, siempre conservando el autor la libertad de dejar publicado lo que crea pertinente. Los weblogs usualmente están escritos con un estilo personal e informal. Existen variadas herramientas de mantenimiento de blogs que permiten, muchas de ellas gratuitamente y sin necesidad de elevados conocimientos técnicos, administrar todo el weblog, coordinar, borrar o reescribir los artículos, moderar los comentarios de los lectores, etc., de una forma tan sencilla como administrar el correo electrónico” (Cerezo: s.a. P. 222).

[2] <http://elviajero.elpais.com> (Consulta: junio de 2009).

[3] Ver: www.wikipedia.com.

[4] Véanse http://bilabo-bi, www.wikiloc.com, www.panoramio.com, www.horaylugar.com, www.geofactory.com, http://moon.google.com (Consulta: junio de 2009).

[5] <http://www.tuaventura.org> (Consulta: junio de 2009).

[6] <http://www.minube.com> (Consulta: junio de 2009).

[7] <http://www.rutaquetzal.com> (Consulta: junio de 2009).

[8] <http://www.tahina-can.org> (Consulta: junio de 2009).

[9] <http://www.viajeros.com> (Consulta: junio de 2009).